“¡No olviden Siria! ¡No olviden Alepo! ¡Mientras que no estén seguros, usted no estará seguro! ¡Los responsables de las atrocidades tienen que pagar el precio aquí! ¡Alá es grande” Fue lo que gritó el asesino del embajador ruso...