■Israel Mendoza Pérez

@imendozape

Ante el descalabro electoral reciente, el PRI se encuentra en una situación de indefensión. Alejandro Moreno, dirigente del partido tricolor, y su dirigencia disfuncional degeneró en una falta de liderazgo y de fuerza para retener gubernaturas. Ahora, los problemas aumentan y el descontento de las diferentes facciones priistas se manifestaron desde el 7 de junio. Ayer, por ejemplo, llegó al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) una impugnación a la resolución a la solicitud presentada ante la comisión de Justicia Partidaria, desde el 1 de marzo de 2021, sobre la destitución de Moreno Cárdenas.
De acuerdo con el documento en poder de esta columna, la queja se sustenta en el artículo 27 del Código de Ética Partidaria por la violación a los artículos 4, 5 y 6. Con esta impugnación, se reactiva todo un proceso que Moreno Cárdenas ha ocultado, por más de un año, a la militancia del tricolor y también a los integrantes de la Alianza por México, el panista Marko Cortés y el perredista Jesús Zambrano.

Alito. Ocultar fallas.

Algo más que quiso tapar Alejandro Moreno fue la carpeta de investigación que existe en la Fepade en cu contra la cual tiene el número: FED/FEPADE/UNAI-DCMX/0000384/2019. De esta manera, el PRI entra en el jaloneo de las corrientes de opinión internas, entre los que piden la radicalización del discurso y las acciones o se mantiene el status quo ante el actuar de Morena frente al partido en el poder.
Cabe destacar que la denuncia ante la Fepade se suma la impugnación ante el Instituto Nacional Electoral (INE) que se presentó el lunes 10de agosto de 201. El documento recibido por la oficialía de partes del instituto acusa: “violaciones a la Ley General de Partidos políticos y por usurpación de funciones legislativas, así como por violaciones flagrantes a los estatutos internos del partido y su vida democrática”.
Sin olvidar que el PRI es uno de los partidos con mayores descalabros en las filas de sus militantes ya que que en 2019 tenía 6 millones 546 mil 560 militantes y a enero de 2020 se redujo a un millón 587 mil 242. Ahora, con el descalabro electoral e incluso la pérdida del bastión en Campeche, la carrera de Alejandro Moreno se enfila a entregar cuentas de su actuar.
La impugnación hecha por Benjamín Russek, exaspirante a la dirigencia nacional, se sustenta en el oscuro actuar del actual dirigente priista. Ya que desde su llegada a la silla principal de Insurgentes Norte 59 trae consigo una serie de pifias su propio nombramiento. Además de las denuncias que tiene cuando fue gobernador de Campeche.
En la denuncia, el también dirigente de Movimiento Nacional Democrático, advierte de que “esta Comisión de Justicia Partidaria tiene bajo su responsabilidad la continuidad de la existencia del Partido Revolucionario Institucional de continuar conducta de seguir encubriendo las acciones que llevaron a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional a Alejandro Moreno, será la directamente responsable de la pérdida del registro ante el INE y su desaparición después de 90 años”.▃

📧mepeis@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *