/COMUNICAE/

La importancia del personal de salud no cesa en una pandemia sin pausa

Desde marzo del 2020, individuos que trabajan como personal de salud han tenido escasas oportunidades de encontrar descanso. Además de cumplir con su rol de doctores, enfermeros, médicos y especialistas, han tenido que transformar sus tácticas de trabajo así como sus miedos, de acuerdo con Salud con lupa (SCL), teniendo que dejar sus preocupaciones personales sobre riesgo de contagio a un lado para cumplir una misión global: salvar a la población de un temeroso virus

Doctores, enfermeras, personal de clínicas y centros, han tenido que estar más que disponibles para luchar contra la pandemia moderna. Entre colores de semáforos, desabasto de insumos y decaída de salud mental, el personal de salud no se detiene por nada ante una pandemia que no conoce de pausas, siendo los dedicados a la enfermería, posiblemente los más destacados.

Aprender en el campo sobre un virus completamente nuevo y sin precedentes no es fácil para los que se dedican al sector salud. Actuar en el momento es de vida o muerte, y de acuerdo con Salud con Lupa (SCL), para personal de salud dedicado a la enfermería llegó a ser apasionante el coronavirus por el ir aprendiendo mientras evolucionaba, aplicando el recién adquirido conocimiento en pacientes para ver qué y cómo funcionaba.

La importancia del personal de salud llegó a un punto como nunca antes visto. En la batalla contra la pandemia se sentía necesario formar parte de los que lucharían, y muchos fueron aventados a la guerra sin municiones. Aún así, miembros del personal de salud no dejaron de dar la cara y todo gracias a su infinita dedicación que jamás será olvidada en esta parte de la historia mundial.

La excelencia del personal de salud
De acuerdo con el Gobierno de México, la constante universal ha sido la excelencia del personal de salud que ha estado por todo el mundo en la primera línea de atención. Con repercusiones sociales, económicas, culturales, educativas y de salud, no se sabía por dónde comenzar al inicio de la pandemia, pero el personal de salud puso atención desde el comienzo del primer caso, sabiendo que se avecinaba algo mucho más grande.

Cirujanos, médicos generales, pediatras y practicantes no han quitado el dedo del renglón. Aún viéndose afectados, y sintiendo los efectos de las largas jornadas, siguen dedicados 24/7 a realizar y cumplir su labor. Mientras muchos siguen con horarios de ocho de la mañana a seis de la tarde, doctores llevan dos o tres días seguidos sin poder dormir, actuando como los profesionales que no pueden dejar de ser en una nueva y sorpresiva normalidad.

Hoy, el personal de salud es el recurso más valioso de cada país. Siguen yendo a sus lugares de trabajo como hospitales, clínicas y centros de salud, para ponerse en riesgo por el paciente que los necesite, tratándolo de la mejor manera, por todos los medios posibles y lo hacen bien con los recursos disponibles.

El reconocimiento brindado al personal de salud es infinito, pero en especial se le ha brindado a los dedicados a la enfermería, que transforman y cuidan a cada paciente como mejor lo saben hacer, y es que enfermeros y enfermeras son el elemento destacado de cualquier hospital o centro.

Ser enfermero o enfermera es una verdadera pasión
El personal de salud se encuentra conformado por enfermeros y enfermeras que son profesionistas capaces de ejercer diversos roles con habilidades para cuidar, educar, administrar e investigar, colaborando con un gran equipo de salud, mientras brindan una atención humana para el cuidado integro del bienestar de sus pacientes.

Ser un enfermero o enfermera involucra:

  • Alto sentido humanístico
  • Sensibilidad
  • Cumplimiento de diversas actividades
  • Conocimiento de necesidades familiares, sociales y culturales
  • Desarrollo intelectual, social y de personalidad
  • Aplicación terapéutica
  • Brindar cuidados especiales a pacientes en estado crítico
  • Conformarse por diferentes tipos de liderazgo
  • Elaboración de diagnósticos
  • Entre otras…

El perfil de un enfermero o enfermera es adaptable, paciente y amable. Conocer la teoría es base, pero actuar con ella en contacto con el lado humano, es el verdadero reto.

El campo de trabajo de un enfermero
Los encargados del área de enfermería, como miembros destacados del personal de salud, también abarcan especialidades. La carrera de licenciatura en enfermería se puede desempeñar de las siguientes maneras, por mencionar algunas:

  • Educador y promotor de la salud
  • Administrador de una unidad hospitalaria
  • Enfermero investigador
  • Enfermero en cuidados intensivos
  • Instructor o tutor clínico
  • Enfermero administrador
  • Enfermero oncológico
  • Enfermero pediátrico
  • Entre otras áreas…

Hoy en día, y con una pandemia que no tiene fecha de caducidad, los programas en Ciencias de la Salud se mantienen al día de las novedades medicinales para continuar la innovación en un sector tan demandante. Es por ello que hay especialidades para abarcar todas las áreas posibles, y si una lección deja la pandemia, es que nunca se está lo suficientemente preparado para saberlo todo.

El reto del personal de salud en 2021 y hacia adelante…
Para que un miembro del personal de salud (enfermeras, doctores, etc.) pueda cumplir su rol en totalidad, también necesita la ayuda de sus pacientes.

Un médico o enfermero debe cumplir con su labor, pero el paciente también debe de entender su enfermedad, así como el impacto de ella en su alrededor. Si un enfermero le enseña autocuidado a un paciente, el segundo ya sabrá cómo actuar en el futuro, implementando acciones que además de salvar vidas, permitirán que el personal de salud siga funcionando en pro de otros.

Que un paciente esté sano es el éxito de doctores, enfermeros y enfermeras, pero que se siga cuidando para el futuro es la verdadera recompensa. El personal de salud trabaja para la prevención y promoción de la salud. Capacitar a pacientes también es parte de. Y en una pandemia como la que se ha estado viviendo, con hospitales cerrando por no poder aceptar a más personas, entre más se sepa cuidar uno mismo, gracias a las enseñanzas de otros, es mejor.

Ser doctor o enfermero es una gran responsabilidad que no debe ser tomada a la ligera. Los que tienen años dedicándose al sector, y han estado trabajando con la pandemia, lo confirmarán.

Personal de salud nunca es suficiente, y ha sido una dura enseñanza que ha dejado el coronavirus. Si hay nuevos guerreros dispuestos a ofrecer su lado humano a un mundo que lo necesita ahora más que nunca, es momento de alzar la mano y dejar huella en la historia, porque el estar y apoyar, más que una responsabilidad, se convertirá en un verdadero gusto.

Fuente Comunicae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *