/COMUNICAE/

Vesta participa en índices y certificaciones de ASG como parte de su monitoreo y exposición de sus medidas

Los temas de Medio Ambiente, Social y Gobernanza (ASG) han cobrado relevancia mundial sobre todo con los inversionistas, quienes exigen una mayor transparencia y rendición de cuentas por parte de las empresas que incorporan estas acciones como parte de su estrategia de negocio. Como resultado, cada año existen más requerimientos de información y transparencia de ASG, manifestados en índices y rankings.

A nivel nacional se tiene la Bolsa Mexicana de Valores, que en 2020 se unió con Standard & Poors para sustituir el IPC Sustentable por el S&P Bolsa Mexicana de Valores Total México ESG Index; la Circular Única de las Afores, la AMEFIBRA y sus requerimientos de ASG, entre otros. Aunado a estos, se encuentran los requerimientos internacionales como el Dow Jones Sustainability Index, Carbon Disclosure Project (CDP), GRESB y MSCI, entre otros estándares. Para sus evaluaciones, estas iniciativas comparan a las compañías con sus pares y con diferentes industrias, otorgándoles una calificación a sus acciones en materia ambiental, social y de gobierno corporativo.

A nivel internacional el creciente interés de los inversionistas quedó bajo la coordinación del Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV). En el sector financiero mexicano los organismos representativos realizaron un llamado a fortalecer la gestión e información de cambio climático, cumpliendo los requerimientos del ASG de inversionistas con el uso de los Estándares de SASB y las recomendaciones de TCFD, manteniendo de forma complementaria los Estándares GRI en los reportes integrados de las empresas

Vesta es una empresa pública mexicana, que administra activos industriales a largo plazo en 15 estados de la república mexicana; es canal de inversión, propietaria, que desarrolla, compra y vende bienes inmobiliarios para la industria.

Para Vesta ,el proceso de integración de criterios ASG al modelo de negocio, ha llevado casi 10 años, con su adhesión al Pacto Mundial en 2011. Desde entonces, la empresa ha destinado una parte importante de sus recursos a temas de sustentabilidad y responsabilidad social. En 2013 inició la elaboración de sus Informes Anuales de Sustentabilidad; para el año 2017, elaboró su primer Análisis de Materialidad con la finalidad de identificar aquellos temas relevantes y de mayor impacto para su operación.

A partir del 2019 el área de sustentabilidad fue reforzada bajo un enfoque mucho más integral y comprometido. Además se preparó un plan estratégico hacia el año 2024, la Estrategia Nivel 3, con objetivos claros de corto, mediano y largo plazo para gestionar de forma más integral los inmuebles de Vesta en corresponsabilidad con sus grupos de interés.

En 2020 Vesta se suscribió a los Principios de Inversión Responsable de las Naciones Unidas, con los cuales se está robusteciendo la estrategia ASG de inversión responsable como parte de su proceso corporativo de venta y adquisiciones de propiedades y terrenos.

Vesta es una empresa preocupada y consciente de los cambios que se generan a partir de la pandemia por el Sars COV-19 y sabe que se deben redoblar esfuerzos para mantenerse como líder en estos temas, por lo que se creará un grupo de trabajo que dará seguimiento a las estrategia y robustecerá aún más su Programa de Compromiso con sus stakeholders en cuanto a la:

– Guía y herramienta de planeación estratégica de aspectos ASG, para disminuir riesgos, generar valor y cumplir con las metas de resiliencia y cambio climático y,

– La forma de demostrar la transparencia y rendición de cuentas del desempeño ASG con los grupos de interés.

Por último, es importante mencionar los 4 ejes de acción para cumplir y demostrar la implementación de estándares ASG en Vesta:

– Reforzar las áreas de sustentabilidad y revisar de manera profunda los estándares internacionales y nacionales de ASG, para darles un seguimiento continuo y certero.

– La correcta implementación de las iniciativas en materia de ASG.

– Contar con los indicadores de desempeño clave (KPIs), para saber dónde se encuentra la empresa, detectar oportunidades y establecer metas en línea con los ODS y la estrategia de la empresa.

– Organizar e implementar diferentes acciones específicas por grupo de interés y con el único objetivo de lograr las metas planteadas en común.

Fuente Comunicae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *