0
5 causas comunes para una reparación de techos de metal, de acuerdo a Factory Warehouse 3

/COMUNICAE/

5 causas comunes para una reparación de techos de metal, de acuerdo a Factory Warehouse 4

De acuerdo a la empresa Factory Warehouse, los techos de metal sufren daños con el paso del tiempo, el desgaste de los materiales, una mala colocación de algún producto o accesorio, la elección de un material incorrecto, entre otros, puede generar problemas en el interior de la nave. La reparación de la cubierta de lámina como parte del mantenimiento industrial, da respuesta a estos y muchos otros inconvenientes, conoce cuáles son

No es novedad que las inclemencias del tiempo ocasionan estragos a todo tipo de estructura, y, los techos de metal de las bodegas, naves industriales o cualquier espacio de trabajo, no son la excepción. Las afectaciones a esta parte de un edificio, por supuesto, genera pérdidas si no se atienden a tiempo. De ahí surge la importancia de un mantenimiento industrial periódico, especialmente en la reparación de techos de metal.

Existen diferentes tipos de daños que presentan los techos de metal, por ejemplo, las goteras. Dado que éste es uno de los problemas principales, hay que saber cuáles son las causas más comunes que la originan.

Selladores no reemplazados con frecuencia o utilizados erróneamente
Los selladores de techos que se instalan junto con un techo de metal rara vez duran tanto como los paneles de techo de metal, por lo tanto necesitan ser reemplazados con un mantenimiento regular del techo. Los selladores debajo de molduras tales como tapas de cumbreras metálicas y tapajuntas en Z, tapajuntas, regletas y bandejas de inclinación deben ser "rematadas" de vez en cuando, a medida que se desgasten. Además, utilizar un sellador de techo de metal hecho específicamente para techos de metal es parte fundamental del mantenimiento, pues es posible que otros tipos de sellador de silicona no se adhieran a la pintura del panel del techo y las molduras. Sin olvidar que los techos de metal pasan por un ciclo diario de expansión y contracción, así que, si un sellador va a durar, también debe permanecer flexible y estirarse con el metal, sin romper su sello.

Pijas para techos mal colocadas
Las pijas que se utilizan en los techos de lámina, son responsables de la mayoría de las filtraciones de agua. Cuando la pija se introduce en el panel de techo de metal, la arandela de goma forma una "junta" entre el panel de techo y la cabeza de la pija. Puede sonar muy sencillo, pero varias cosas pueden salir mal en la colocación de las mismas, por ejemplo:

– Pijas sobre aplastadas: en un intento por asegurar un sello hermético entre el techo de metal y la cabeza de la pija, muchas empresas dedicadas a la instalación de techos, aplastan en exceso la pija, es ahí cuando la presión innecesaria rompe la arandela de goma y tiende a hacerla girar hacia un lado.

– Pijas debajo de la clavija: estos son el resultado de un esfuerzo de torsión insuficiente en la pija para asentar correctamente la arandela de goma en el panel de techo de metal. La arandela de goma, por ende, nunca se comprime y no se forma ninguna junta.

– Pijas colocadas en el ángulo incorrecto: estas no permiten que la arandela de goma se asiente de manera plana sobre el techo de metal, por lo tanto, una parte de la pija está sellada, pero otra parte no.

– Pijas que no han alcanzado la estructura inferior: no tienen nada contra que sellar. Estas pueden ser fugas difíciles de encontrar ya que muchas veces el tornillo está ahí, pero sin tocar la base y sin haberse sellado.

Incluso si las pijas se instalaron correctamente con el ajuste correcto de torque, no significa que la arandela de goma sea segura. Los veranos calurosos seguidos de fríos son duros con las arandelas de goma, pues estas se degradan y pierden su sello, por consecuencia, puede ser muy difícil distinguir qué pija tiene una fuga y cuál no.

Tapajuntas apilados (molduras de remate) sin mantenimiento
Otra área muy propensa a goteras en un techo de lámina es el área alrededor de los tapajuntas. Los tapajuntas apilados son las “botas” alrededor de las tuberías que salen del techo de metal. Las rejillas de ventilación, chimeneas y las tuberías de plomería deben ventilar y atravesar el techo de metal. Colocar un flashing es la manera correcta de cómo se impermeabiliza la tubería. La mayoría de los flashings de chimenea son de goma o material recubierto de goma que se asienta sobre el techo de metal y forma un sello, pero también se "aprieta" alrededor de la tubería para formar otro sello. Sin embargo, el movimiento en el techo de metal por expansión y contracción siempre está poniendo a prueba estos sellos.

Además, la luz solar también es otro factor que juega en contra, pues deteriora los flashings de goma, los cuales duran sólo la mitad del tiempo del techo de metal. Cuanto más sellador o alquitrán se coloca detrás y alrededor de la pila, más se unen al agua del estanque y se filtran, ¡es una trampa!

Por lo tanto, es muy importante reemplazar los tapajuntas gastados o podridos para mantener un edificio bien sellado y sin goteras.

Roof curbs incorrectamente instalados
Las unidades de climatización en techos de lámina, generalmente están colocadas sobre roof curbs. La instalación de paneles de techo de metal es un proceso relativamente fácil, pero es el tapajuntas lo que realmente prueba la capacidad de los techadores de metal. Las unidades de climatización, por ejemplo, ofrecen poco margen de error al fabricar el tapajuntas, y mantener un borde seco puede ser difícil. El agua a menudo queda atrapada detrás de la unidad y “se estanca” detrás del tapajuntas, lo cual eventualmente erosiona los selladores y comienza a crear goteras. Cuanto más se selle el lado boca arriba, más agua retendrá. Esta causa es difícil de solucionar sin quitar los paneles metálicos del techo y comenzar de nuevo.

Costuras y traslapes con fugas por extracción capilar
Las uniones donde se superponen 2 piezas de techo de metal entre sí a menudo tienen fugas debido a una condición llamada extracción capilar. La extracción capilar es cuando el agua puede viajar cuesta arriba entre dos piezas de metal unidas firmemente. El sellador o la cinta de butilo entre las dos piezas de metal pueden romper el drenaje capilar, pero si no se usan correctamente pueden empeorar las fugas.

La reparación de techos de metal es tan amplia como los problemas que presenten los accesorios o materiales utilizados para su construcción. Por ello, es importante recordar que esta actividad involucra años de experiencia para ser efectuada correctamente.

Fuente Comunicae


Like it? Share with your friends!

0
redaccion

0 Comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: